Prevenidos frente al fuego

Ana I. Pérez Marina
-
Prevenidos frente al fuego - Foto: Eugenio Gutiérrez MatÁ­nez

La ola de calor adelanta la época de peligro alto de incendios forestales. El operativo en Soria se refuerza este año con dos torretas más, ubicadas en Deza y en Sierra Pela

La labor de los agentes medioambientales en la prevención y extinción de incendios es fundamental. Pero no solo en verano, cuando el riesgo es alto, las actuaciones se realizan a lo largo de todo el año. «En la gestión de montes se hacen limpiezas, cortafuegos, caminos, trabajos con cuadrillas de monte, se aprovechan las quemas controladas para montar escenarios de simulacro de incendios intencionados y practicar en la investigación...», explica Eva González. En este sentido, César Villegas asegura que «todo el peso» en materia de incendios lo asume este colectivo, que colabora activamente con la Guardia Civil y el Seprona. Cuando ya se ha desatado el fuego son los primeros en llegar y los últimos que dejan el lugar.
La ola de calor que asola a casi todo el país estos días, en particular y  de forma excepcional a la Meseta, ha adelantado la época de peligro alto de incendios forestales que arranca oficialmente el 1 de julio. Así las cosas, el operativo en la provincia este verano se ha reforzado con la incorporación de dos torretas, en Deza y en la Sierra Pela, lo que hace una suma total de 33 puestos con vigía en territorio soriano.
De la misma manera, están dispuestas 22 cámaras de vigilancia, de las que 19 son térmicas, dos visuales y una de detección de humos con «una capacidad muy elevada». También están disponibles durante el operativo estival un total de 17 motobombas (doce más las cinco conveniadas con las mancomunidades del Izana y Pinares, con San Leonardo de Yagüe, Duruelo de la Sierra y Arcos de Jalón) y las cinco de los parques provinciales de bomberos de la Diputación localizadas en Ágreda, Ólvega, El Burgo de Osma, San Esteban de Gormaz y Almazán. Dos de las motobombas son nocturnas (El Burgo de Osma y Soria).
Respecto a los medios aéreos, el helicóptero de la base de Garray  dispone de dos cuadrillas (una de mañana y otra de tarde), y el operativo también cuenta con un retén de maquinaria pesada (bulldozer) y otro más que se ocupa de tareas de mantenimiento, pero que puede intervenir en la extinción de incendios.
«El personal ha aumentado, tenemos dos cuadrillas para el helicóptero en lugar de una, por ejemplo. En total, cerca de 500 personas forman parte del operativo», especifica el responsable del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Soria, José Antonio Lucas.
El jefe de Medio Ambiente pone el acento en la colaboración de los agricultores cuando se produce un incendio, así como de la ciudadanía en general. «En Soria la gente está muy concienciada, todo el mundo, de una manera u otra, se aprovecha de los montes por las setas, la caza, por ocio... a todos nos interesa que esto se mantenga», reflexiona.
alerta. La Junta ha alertado a la población sobre el incremento del riesgo de incendios forestales y agrícolas por la ola de calor  que se arrastra desde este jueves y el elevado déficit hídrico de este año (que alcanza algo más del 30% en la Comunidad) que ha adelantado el agostamiento de la vegetación herbácea. Desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente se recomienda a la población que extreme la precaución en sus labores en el medio rural, especialmente cuando se desarrollen trabajos agrícolas o forestales. También se recuerda que en caso de detectar un incendio se avise al 112.