Luis Carrión, un soplo de aire fresco

S.Recio
-

El nuevo técnico del Numancia ya ejerce como tal tras una presentación en la que la humildad y la ilusión fueron sus pilares

Luis Carrión, un soplo de aire fresco - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Luis Carrión se sentaba por primera vez en la sala de prensa de Los Pajaritos como nuevo entrenador del Numancia consciente de dónde se encontraba, «esto es un club con solera, que lleva muchos años en Primera y Segunda División». A su vez, y parece que siendo también conocedor de los precedentes de la última temporada, utiliza ya su discurso más contundente a la hora de responder a una pregunta que en los últimos meses solo tenía una respuesta, «he jugado con un 4-3-3, con un 4-2-3-1. Con un 4-4-2 e incluso con un 2-2 y todos los demás arriba cuando he ido perdiendo un partido», asegura con humor. El técnico catalán rompe con la dinámica de todo un año y traza una nueva línea y rumbo para el banquillo del Numancia, «creo que al margen del sistema lo importante es saber adaptarse a la plantilla que tengo, en la que creo que hay establecida una buena base, y ser competitivos en cualquier partido». En definitiva, un soplo de aire fresco para el Numancia en unos días de plena ola de calor . 
hambre. Luis Carrión no es nuevo en estas lides. El técnico catalán llega a Los Pajaritos tras su paso por el Melilla en una gran temporada en la que conseguía clasificar al equipo para el playoff de ascenso a Segunda División, «una vez que nos eliminaron el Numancia se puso en contacto conmigo, lo que agradezco mucho porque respetó mi trabajo hasta el final de la temporada, eso ya demuestra que este entidad es un club señor».
Tras esa primera toma de contacto, Luis Carrión no dudó ni un instante, «es una gran oportunidad para crecer, llego con mucha ilusión y eso es precisamente lo que me han transmitido desde el club, que venga con hambre para que el equipo crezca». Motivos por los que no establece un objetivo prioritario y sale también de un discurso ya habitual en la disciplina rojilla, «tenemos que crecer (otra palabra muy utilizada), mejorar como equipo, no nos ponemos techo pero tampoco suelo. Hay que ser atrevidos, intensos, intentar estar lo más arriba posible y sobre todo, disfrutar».  Luis Carrión conoce perfectamente los sucesos acaecidos esta última temporada y quiere romper con el ambiente enrarecido de la grada de Los Pajaritos.
Se ha visto en el Melilla pero por si acaso Carrión avisa, «a mi me gusta tener un juego alegre y dinámico. La Segunda División es una categoría en la que en los partidos hay muchas transiciones y por eso tenemos que ser alegres, pero a su vez ser fuertes en defensa e intentar tener la mayor del tiempo la portería a cero.
Para el público lanza también un mensaje, conocedor de la exigencia de la grada, «es normal que exija porque quiere ver lo que le gusta y quiere ver ganar a su equipo. Intentaremos que la gente se divierta y entre todos tenemos que aunar esfuerzos».
la plantilla. Ahora mismo el vestuario del Numancia tiene 23 jugadores. Aun es pronto y debe haber salidas y entradas pero el nuevo técnico rojillo ya cuenta con algunos mimbres importantes para afrontar la pretemporada y decidir qué necesita y con qué se quiere quedar, «desde mi punto de vista es un inicio con una buena base, es un equipo que me gusta, ahora tengo que hablar con César Palacios y el resto de directiva para concretar que es lo que necesitamos para reforzar el equipo».
El perfil de jugador que va a buscar se asemeja al discurso del Director Deportivo del Numancia, «queremos jugadores con hambre, que muestren esa ilusión y esas ganas de crecer que tenemos todos en este momento».
A la hora de dar nombres prefiere reflexionar en estas semanas, tener tranquilidad y confeccionar una plantilla en la que César Palacios también lanza un mensaje claro,«en la lucha del mercado que tenemos, sabemos que no podemos acceder a ciertos jugadores por limitaciones económicas pero también por convicción». El Director Deportivo apuesta nuevamente por un modelo de trabajo que ha mantenido al Numancia 23 años en el fútbol profesional, «el mercado hace que no podamos llegar por ejemplo a jugadores contrastados en Segunda División». Por esa razón, «queremos hambre, necesitamos esa vitalidad de jugadores jóvenes que deben conjugar con la base que tenemos».
Entre esos jugadores estarán Ander Vidorreta, Roberto Jara y MarcosFernández Isla. Tres canteranos que tendrán su oportunidad y que confirman el cambio de aires por el que el Numancia apuesta esta temporada.