ETS, la amenaza de las nuevas prácticas sexuales

Ana Pilar Latorre
-

Los jóvenes pierden el miedo e introducen nuevas prácticas, como el 'chemsex'

ETS, la amenaza de las nuevas prácticas sexuales

No ha habido un gran aumento de las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) en Soria en los últimos años, pero tampoco hay un descenso, por lo que «hay una incidencia prácticamente estable pero siguen estando ahí», según apunta Mario del Valle, médico especialista del Servicio de Medicina Interna del complejo hospitalario de Santa Bárbara de Soria. El Informe Epidemiológico de 2018 de la Red de Vigilancia Epidemiológica de Sacyl apunta sobre enfermedades de declaración obligatoria como VIH, infección gonocócica, chlamydia y sífilis que en 2017 se registraron 17 nuevos casos en Soria, mientras que en 2016 fueron 19, en 2015 un total de 18 y  en 2014 un total de 13. 
El especialista afirma que se ha detectado en los últimos años un ligero aumento de casos de ETS por la disminución de uso del preservativo en las relaciones sexuales, en relación con la pérdida del miedo a la infección por VIH, con tres nuevos casos en el último año en la provincia (aunque algunos son por el cambio de residencias de los pacientes). Hay un ligero aumento en esta enfermedad y también estaría relacionado con otras dolencias de transmisión sexual, explica el facultativo. 
El especialista recuerda campañas tan «marcadas» de concienciación de VIHy ETS en los años 80 y 90, como el Póntelo pónselo y la de Benetton; y asegura que ahora son más puntuales (no se mantienen durante todo el año) y limitadas (en muchos casos se dirigen solo al colectivo homosexual, donde actualmente se registran más casos de nuevas infecciones) y en muchos casos impulsadas por ONGs. Del Valle considera que se debería hacer más hincapié y advierte que «es un peligro. 
En los últimos años, no solo en el colectivo homosexual, sino también en el heterosexuales, se está viendo un uso frecuente, sobre todo en grandes ciudades y «no tanto en Soria», de la unión de relaciones sexuales y el uso de drogas, lo que se denomina chemsex. «Indirectamente, esto provoca un mayor riesgo de todas las infecciones de transmisión sexual (VIH, infección gonocócica, sífilis, chlamydia...)» y a ello se suma que hay determinadas drogas que provocan pérdida de memoria, cierta amnesia, por lo que los pacientes infectados no se dan cuenta de que han estado en riesgo al que se exponen y al cabo del tiempo conocen que están enfermos y no saben cuándo han podido contagiarse. «Es el efecto de estas drogas recreativas, que el paciente no se da cuenta de que ha estado expuesto a este riesgo y no toma las medidas de prevención necesarias. Por eso es por lo que se mantiene ese número de casos de afectados año tras año», apunta.
El especialista aconseja a todos los pacientes que mantengan relaciones sexuales sin protección realizarse un estudio de infección por VIH al menos una vez en la vida. «Aunque tengas una pareja estable nadie sabe si alguna vez se ha podido estar expuesto», detalla. Una vez hecho ese estudio inicial, si en alguna ocasión ha mantenido después alguna relación sexual de riesgo, hay que hacer posteriormente los estudios correspondientes (analítica de sangre, muestras de orina...) las veces que sean necesarias. «Hay mucha gente de 40, 45 y 50 años o, por supuesto, jóvenes que no se han hecho nunca un estudio de este estilo y no estaría de más que mucha gente se lo hiciera, al menos para tener ese estudio inicial que sirva de referencia. De forma puntual, en alguna ocasión nos llevamos una sorpresa con gente que ha ido a sacarse sangre, que se considera sano y cree que puede ser un donante estupendo y se encuentra que está infectado», detalla para poner como ejemplo «un paciente que se encuentra perfectamente sano y que no tienen ninguna sintomatología y que cree que puede hacer una donación de sangre». «Pillamos esta infección en un estadio asintomático», añade.
La derivación para este tipo de revisiones y estudios se realiza desde el médico de cabecera, pero también desde ONGs. Y ahora todas las farmacias de Castilla yLeón, una en cada capital (en Soria la de la calle Tejera), realizan de manera gratuita la prueba inicial de VIH. En cuanto a esa disminución del miedo al riesgo de contagio de ETS, el especialista indica que las personas de más de 35 años han vivido la época en la que se hacía más énfasis y se elevó el uso del preservativo y de mayor concienciación sobre el VIH. «A partir de 1996 vieron la luz tratamientos más efectivos y potentes y los nacidos a partir de esa época y el año 2000 no han visto esas imágenes tan impactantes de la enfermedad y las campañas publicitarias y han perdido el miedo por completo a esta infección», comenta haciendo referencia a que ahora se puede recordar con la película de Bohemian Rhapsody y la imagen de Freddie Mercury.  
Concienciación. No están de más las campañas de concienciación y sensibilización, porque insiste en que es una enfermedad «tratable y controlable, pero actualmente no curable». Además, aunque los pacientes estén muy bien controlados, especialmente para el tema de VIH,  las medicaciones van dejando «un cierto peaje», mucho menor que el de antes, pero algún efecto secundario y ahora se está viendo que predisponen a otras enfermedades, ya que «las ETSentre ellas se potencian, por cuestiones como inflamaciones del tacto genital». «La predisposición de tener otra enfermedad si ya se tiene una se potencia. Se ha dado el caso de infecciones dobles, como sífilis y gonococia y las que predisponen al VIH. Ante la más mínima sospecha es importante acudir al médico de cabecera», explica.
«Todos los pacientes con VIHde la provincia son controlados en el hospital y disponemos de todos los tratamientos de primera línea. La única pega que podemos tener en Soria es que en algunas ocasiones hay que mandar las muestras a un laboratorio de referencia. Pero los pacientes reciben la misma atención que en cualquier lugar de Castilla yLeón y de España», detalla el especialista de Medicina Interna. «Cuando comentamos casos con compañeros de Zaragoza, Valladolid, Madrid, Barcelona... la única diferencia es que las muestras se tramitan en su propio laboratorio y nosotros las enviamos fuera». En el resto de enfermedades de transmisión sexual, ocurre lo mismo que con los casos de VIH.  
El Ministerio de Sanidad valora la distribución gratuita de preservativos para prevenir enfermedades venéreas, que registran un crecimiento entre la población más joven por la falta de miedo, las nuevas prácticas sexuales (grupales, drogas...), redes sociales de citas (Tinder o Grinder), acceso a la pornografía... No está de más concienciar de que el contagio lleva consigo enfermedades que pueden dejar secuelas importantes si no se tratan a tiempo. Con el aumento de casos en España, es hora de actuar.