El diálogo entre PP y C's a nivel regional marcará en Soria

Ana Pilar Latorre
-

Primero hay que pactar en ayuntamientos, pero en breve arracarán las reuniones para conformar la Diputación, donde el PSOE confía en continuar gobernando al ser la fuerza más votada

El diálogo entre PP y C’s a nivel regional marcará en Soria - Foto: [Eugenio Gutierrez Martinez.

Tras el 26-M, lo que primero llega son los pactos para constituir los Ayuntamientos antes del 15 de junio, algo para lo que las principales fuerzas políticas parecen confiar en sus cabezas de lista. Las negociaciones de pactos en El Burgo, Ólvega, San Leonardo de Yagüe, Covaleda, Langa de Duero y Gómara, principalmente, se intensificarán durante la próxima semana, en la que también se irá perfilando la composición de la Diputación Provincial, cuyos miembros tomarán posesión el 26 de junio, para lo que los contactos entre partidos con representación en esta institución -PSOE, PP, PPSOy Ciudadanos- todavía no han comenzado. El gobierno de la Junta de Castilla y León quedará conformado el 21 de junio y parece ser que el acuerdo al que llegue Ciudadanos con el PP, formación que ya ha aceptado el decálogo propuesto, o con el PSOE podría marcar el organigrama político de la provincia de Soria y los puestos de responsabilidad que ocupen las distintas formaciones políticas en pugna. Hay que recordar que en Diputación, donde la mayoría absoluta es de 13 diputados, el PSOE ha logrado 12, el PP 9, la PPSO 3 y Ciudadanos 1, por lo que hay varias combinaciones.
Javier Muñoz, secretario de organización del PSOE de Soria, confía en que el partido pueda gobernar de nuevo en Diputación los próximos cuatro años, al ser la fuerza con más representatividad. El planteamiento que tienen para la próxima semana es comenzar a reunirse con los distintos grupos que han sacado representación en Diputación con el fin de ver como se puede dar estabilidad al Gobierno de la institución, subrayando la idea de que «el PSOE es el partido más votado en la provincia con mucha diferencia y que los ciudadanos han expresado con su voto la continuidad de las políticas llevadas a cabo en los últimos cuatro años». Sobre la posibilidad de acuerdo del PP y Ciudadanos a nivel regional, pide a la formación naranja que «recapacite», porque en Castilla yLeón los ciudadanos también han pedido con su voto que haya un cambio después de 32 años de «desgobierno» del PP en Castilla yLeón. «Creemos que los partidos en Soria tienen que tomar sus propias decisiones por el bien de los ciudadanos de Soria, no que se pongan la camiseta del partido y que después decidan en los despachos de Valladolid y Madrid. Eso es lo que ha llevado, entre otras cosas, al PP a la derrota en la provincia de Soria», apunta. En el caso de la Junta, reflexiona sobre la necesidad de hacer pensar a la sociedad civil, lo que piensan colectivos relacionados con la sanidad, la educación... sobre que pueda volver un gobierno de derechas apoyado por un partido que antepone la aplicación del artículo 155 a los ciudadanos de Castilla yLeón.
Muñoz apunta que es demasiado pronto para pensar en cualquier fórmula de composición del equipo de gobierno en Diputación, ya que «lo primero es la conformación de los ayuntamientos». «Vamos a ver las conversaciones que mantenemos con los grupos y las diferentes fórmulas que se pueden adoptar para, en nuestro caso, mantener el gobierno de la Diputación», matiza. El PSOE no establece ninguna línea roja más allá de la que ponen los ciudadanos, como el bienestar a través del proyecto político que se pueda acordar con los distintos grupos, el reto demográfico para revertir un problema que está ahorcando nuestra provincia y el mantenimiento de los servicios públicos de calidad y una mayor dotación. Habla más bien de puntos coincidentes entre los programas electorales.
En los pueblos pendientes de acuerdo, explica que se ha realizado una ronda de contactos con los representantes municipales, que tienen «autonomía municipal» para negociar, con su proyecto y su programa electoral. Muñoz reconoce que no es la mismo el acuerdo al que se puede llegar en San Leonardo que en Ólvega, por ejemplo. En unos casos se llevan a cabo con el otro partido que tenga representación y en otros casos a tres bandas. 
escuchar y ser escuchados. Yolanda de Gregorio, presidenta del PP, no se ve como presidenta de Diputación y avanza que estos días van a iniciar las negociaciones «con todos los grupos políticos [con representación en la institución provincial] para analizar sus propuestas para la provincia y, sobre todo, para cada municipio». «Todos son importantes para trabajar», apunta Yolanda, que considera de la misma importancia que también se escuchen las propuestas de los populares.  
El principio de negociación a nivel regional entre PP y Ciudadanos marcarán también los pactos en la provincia, según reconoce De Gregorio, quien sostiene que «hemos dado un avance muy importante y esperamos que sea fructífero y que llegue a las consecuencias que todos queremos, un pacto para iniciar un nuevo proyecto en la comunidad autónoma».
Sobre los ayuntamientos pendientes de pacto, la presidenta del PP explica que «en todos ellos vamos a hablar directamente con todos y estamos abiertos a las negociaciones con cualquier tipo de partido político. No podemos decir que vamos a apoyar a uno o a otro, sino que es algo que se está analizando individualmente con independencia de que cada uno haya hablado ya en su pueblo con los representantes de cada partido político». Será una semana «muy intensa» antes de la constitución de los ayuntamientos, «porque tenemos que hablar con todos y es un tema que necesita de análisis individualizado en los pueblos pero también global porque estamos hablando de la Diputación, donde se necesita a Ciudadanos y PPSO, y de la Junta de Castilla y León». «Nuestra postura no es una lucha incondicional a cambio de nada, es estudiar los intereses de los ciudadanos de la provincia de Soria y las propuestas que nos realizan. No es la Diputación a cambio de todo, hay que analizar punto por punto, porque si no nos podemos de acuerdo en los intereses provinciales, mal empezamos», añade.
De la postura de Ciudadanos sobre el papel de las diputaciones, De Gregorio apunta que lo importante es que «estén de acuerdo con la gestión y el espíritu de la Diputación, una administración prestadora de servicios públicos a los municipios en los ámbitos en los que estos no pueden llegar».
llaves de gobierno. Desde la PPSO, con tres diputados, José Antonio de Miguel, su presidente, apunta sobre Diputación que  esperan ser convocados para negociar apoyos u que están dispuestos a hablar con todos los grupos. Apunta que «dependerá de la postura de Ciudadanos, si van a mantener lo que se ha fijado a nivel nacional sobre que el PP sea socio preferente.  Ahí entraría la plataforma en el caso de que quisieran hablar también de Diputación». En Ayuntamientos, decidirán en Covaleda, necesitarán apoyo en San Leonardo y entiende que van a gobernar en El Burgo de Osma, donde no han llegado a la mayoría absoluta por poco. Después llegará la Diputación...
Por su parte, Eduardo Simón, coordinador de Acción Institucional de Ciudadanos, plantea ir por partes, comenzando por los ayuntamientos, que se constituyen el día 15 y para lo que son llave en Ólvega y Langa de Duero. «Después hablaremos de Diputación. No hemos establecido contacto con nadie todavía», afirma.
Insiste en que Ciudadanos, a la hora de negociar es un partido «programático que no va a estar cambiando cromos», recordando que en la anterior legislatura se dio el apoyo al PSOE en Diputación porque había más coincidencias con su programa que con el del PP. «Si podemos entrar en gobierno estudiaremos todos los casos, pero lo que vamos a exigir es que se cumpla nuestro programa», subraya. La aceptación del decálogo propuesto por Francisco Igea al popular Fernández Mañueco para negociar no es algo definitivo para este representante político, que asegura que aunque está todo relacionado hay que ir caso por caso. «Por ejemplo, si en Soria el PSOE es la fuerza más votada podemos incluso abstenernos para que gobierne. Pero eso de momento no toca, lo primero son los ayuntamientos», añade. Pero si el PSOE no quiere saber nada del decálogo a nivel regional sería más difícil pactar en Diputación.
En cuanto a las diputaciones, asegura que ha quedado claro en campaña que «queremos despolitizar la diputación, que sea un consejo de alcaldes para mancomunar los servicios, no eliminar ni suprimir. Claro que si el consejo de alcaldes se ponde de acuerdo para gestionar servicios en determinadas zonas se produce una descentralización». Reclaman que llegue más dinero a los pueblos y no se quede en Diputación como remanente.