Detenidos por quintuplicar y sextuplicar la tasa de alcohol

EDS
-

Un vecino de San Esteban conducía un turismo con una tasa cinco veces superior a la máxima permitida y un camionero portugués, la sextuplicaba. Fueron descubiertos en sendos controles realizados en San Esteban de Gormaz y Medinaceli

Detenidos por quintuplicar y sextuplicar la tasa de alcohol

Efectivos del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Soria investigaron a las 13:00 horas de ayer domingo, 2 de mayo, a un vecino de San Esteban de Gormaz, de 51 años, al ser sorprendido en un control de alcoholemia y drogas conduciendo un turismo con tasas de 1,22 y 1,26 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Quintuplicaba la tasa permitida para el conductor y tipo de vehículo en el que viajaba.

Por otro lado, a las 00:05 horas de hoy, 3 de mayo, también por parte de efectivos de la Guardia Civil del Subsector de Tráfico Soria, se detuvo, por un delito contra la seguridad vial, a un ciudadano de nacionalidad portuguesa, de 39 años de edad, al ser detectado en un control de alcohol y drogas, en la N-II, dentro del término municipal de Medinaceli, conduciendo un vehículo articulado con tasas de 1,04 mg/l y 0,82 mg/l de alcohol en aire espirado.

En este caso, sextuplicaba la tasa permitida puesto que está establecida en 0,15 mg/l para conductores profesionales mientras que la tasa máxima es de 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado para los turismos.

En ambos casos se han instruido diligencias por presuntos delitos contra la seguridad vial, al superar las tasas de alcoholemia permitidas, y las diligencias serán puestas a disposición de la autoridad judicial.

OPERACIÓN 1 DE MAYO

En la operación especial del 1 de mayo de 2021 se han realizado un total de 284 pruebas de alcoholemia —dos de ellas con instrucción de diligencias por delito contra la seguridad vial, al arrojar resultado positivo—- y 11 de drogas —tres de ellas positivas con formulación de boletín de denuncia—.

La ingesta de bebidas alcohólicas, así como la de drogas y sustancias tóxicas influye en el conductor de un vehículo con la disminución de la capacidad sensorial, de reflejos y de atención en la conducción, desvirtuando la percepción de la realidad, determinando una conducción inapropiada y creando un concreto peligro para la vida propia y del resto de los usuarios de la vía puesto que aumenta exponencialmente la posibilidad de sufrir un siniestro vial.

Estas conductas al volante podrían conllevar administrativamente hasta 1000 euros de sanción y penalmente podrían ser castigadas con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.