Niños, ¿qué hacer en las vacaciones?

Ana Pilar Latorre
-

Desde los que se quedan con los abuelos o solos en casa hasta los que participan en campamentos y actividades de diversa temática

Niños, ¿qué hacer en las vacaciones? - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez. Eugenio Gutiérrez

La llegada de las esperadas vacaciones para los escolares puede convertirse en un grave quebradero de cabeza para muchos padres, porque ya no tienen rutinas ni horarios fijos, y hay multitud de situaciones. Desde los niños que se quedan solos en casa (se calcula que son 580.000 ‘niniños llave’ en España) o se quedan con los abuelos (la vía más económica) hasta los que se inscriben en campamentos y actividades de muy diversa temática, de deportes a ciencia pasando por robótica y música a inglés y astronomía. Hay para todo y los psicólogos aconsejan que sean los propios niños los que decidan el área. La multiaventura llama mucho y tiene mucho tirón entre los niños más intrépidos, que tienen la oportunidad de practicar windsurf, kayak, vela, escalada, rapel, piragüismo... Y es que uno de cada cuatro castellanoleoneses lleva a sus hijos a campamentos de verano.
Los precios van de los 30 euros la semana, que suelen ser en colegios y asociaciones y en horario de mañana o tarde (sin pasar noche y sin comer), como el del Ecocentro o el Centro Joven, a los más de 500, los campamentos de verano por temas y fuera de la capital, desde los de la Junta de Castilla yLeón dentro de la Red Activa a los de Abioncillo, San Esteban de Gormaz, Salduero y Las Cabañas en Soria y otros fuera de la provincia e incluso ahora se están poniendo de moda las estancias en el extranjero, bien sea Irlanda o Estados Unidos, ya para niños más mayores y desde los 1.000 euros. En los de la Junta de Castilla y León suele haber descuentos por familia numerosa y por contar con el carnet joven.
En Soria, Ciudad Europea del Deporte 2019, se organizan una gran cantidad de campus deportivos, de voleibol, fútbol, baloncesto... y muchos impulsados por jugadores de sobra conocidos en Soria y ligados a los clubes deportivos. En algunos casos se ofrece la opción de ir solo por el día en régimen externo o también comer o de dormir, que es el régimen interno que llevan los participantes de fuera de la provincia; y el precio va cambiando, hasta los 300 euros. En numerosos pueblos de la provincia organizan, además, escuelas de verano y ludotecas, para ayudar a conciliar, así como actividades deportivas para los más pequeños de la casa, que tienen la oportunidad de participar en programas en el propio pueblo.
En cuanto al programa Conciliamos, de la Junta de Castilla yLeón con la colaboración de las entidades locales, está dirigido a la atención lúdica de niños en vacaciones para permitir a los padres compaginar la actividad laboral y la vida familiar. Funciona desde finales de junio a finales de julio en todas las provincias de la Comunidad y se dirige a niños de 3 a 12 años en horario de 7.45 a 15.15 horas. En Soria se desarrolla en el colegio Infantes de Lara. Otra de las opciones son las actividades de Cruz Roja en la capital, una cita para el juego y la socialización de los más pequeños cada martes y miércoles de 12 a 13 horas en el Alto de la Dehesa y de forma gratuita.
conciliamos. Silvia Mateo, de Psique Psicólogos, comenta que las vacaciones para los niños tienen que ser un período «para hacer deporte, y, sobre todo, socializar; es decir, participar en actividades donde haya otros niños y niñas de su edad y aprendan a relacionarse compartiendo el tiempo». Pero insiste en la idea de «que llegue la época sin cole no significa que tengamos que olvidar los límites y normas en casa. Sí es cierto que los horarios son más flexibles, pero no las responsabilidades establecidas durante el año, como recoger su habitación antes de salir de casa». Las rutinas, según apunta la experta, ayudan a poder planificar nuestro tiempo a lo largo de todo el año y no solo durante el curso escolar.
En cuanto al uso de las nuevas tecnologías (tablets, móviles, televisión, consolas...) y la necesidad de establecer pautas y tiempos, Silvia Andrés comenta que «el tiempo de ocio aumenta en vacaciones» y que «el uso adecuado de las nuevas tecnologías sigue siendo una asignatura pendiente todo el año». Por ello, recomienda que se usen «como un premio», es decir, que se permita su uso después de realizar una actividad que suponga esfuerzo o sacrificio, como las distintas responsabilidades en casa o las tareas de repaso del cole, «pero siempre después».  En cuanto a los deberes de verano, los psicólogos recomiendan que se haga media hora como mucho al día si no se ha suspendido ninguna asignatura (se establecería una rutina con más tiempo) y, sobre todo, lectura, matemáticas e inglés; pero también pueden ser juegos en el ordenador relacionados con las materias escolares. Sobre la oportunidad de que colaboren en casa, la psicóloga apuesta por «darles esa responsabilidad» y «negociar con ellos lo que pueden obtener a cambio, como ir a la piscina con los amigos, jugar un rato con el móvil o ver la televisión».
A veces, los padres se culpan de que los niños se aburran y la psicóloga cree que, «como falta de motivación o interés por hacer actividades, no es ni bueno ni malo. Se trata de evitar que pasen mucho tiempo en casa, ya que van a tirar de televisión o videoconsola».   
En cuanto a los campamentos  y las actividades de verano en las que participan muchos niños y adolescentes en estos meses,  la psicológa opina «son una alternativa donde se mantienen límites y hábitos saludables y, además, una buena herramienta para socializar». «Es una muy buena opción que siempre recomiendo, sin olvidar pasar tiempo en el pueblo», detalla. Los niños deben entender que tienen que ir a un campamento por cuestiones laborales de los padres, pero los psicólogos aconsejan que tienen que ser ellos los que escojan el perfil y que tienen que ir convencidos. Soria es una provincia con numerosas posibilidades para planificar las salidas a los campamentos, pero también es verdad que se tienen que realizar con tiempo de antelación y no recurrir a las plazas libre de última hora, que no suelen ser muchas.
discriminación. Recientemente conocíamos el rechazo en un campamento en Salamanca de una niña de 11 años con necesidades especiales tras las quejas de familiares de otras niñas. Eva Andrés, del AMPA del colegio Santa Isabel, valora la situación y la considera «muy grave». Para ella, el problema es que «no se enseña a los hijos a tolerar, ven a los niños con discapacidad como niños raros y saltan a la mínimo. Si hablamos de inclusión hay que darnos cuenta de que es precisamente eso». 
Andrés advierte de que los planes del Gobierno son en esa línea de incluirnos en otros colegios, pero cree que hay un problema de aceptación que debería solucionarse con la educación en cada casa para evitar este tipo de situaciones, tanto en colegios como en campamentos o cualquier actividad infantil. Si un campamento de verdad se compromete a atender a estos niños tiene que hacerlo, a pesar de las quejas de otros usuarios, comenta animando a denunciar este tipo de situaciones. En Soria, cada campamento o actividad que se organiza es inclusivo y no discriminatorio.