De Gregorio no da por perdida la Diputación de Soria

EDS
-

La presidenta del PP reconoce que el PSOE "lo tiene más fácil" ya que tan solo necesita una abstención

La presidenta del PP de Soria, Yolanda de Gregorio, aseguró hoy que no da por perdida la Diputación a pesar de que no se ha materializado el pacto de gobernabilidad con los diputados de la Plataforma por el Pueblo Soriano (PPSO), y aseguró que está dispuesta a hablar no solo con la PPSO sino también con el PSOE, que tiene la mayoría simple, y el diputado de Ciudadanos.

De Gregorio manifestó que son los tres diputados de la PPSO el problema para que no prospere un gobierno de centroderecha en la Diputación, ya que “hasta el final no se sabe si votarán al centro, a la derecha o a la izquierda”.

“Esto se demostró cuando en Covaleda el concejal rompió la disciplina de partido y determinó, por su cuenta, que votaba al PSOE y no al PP, a pesar de estar negociando con su presidente y ser la lista más votada”, indicó.

En este sentido, aseguró que el PP de Soria quiere “compromisos serios y ciertos” con cualquier partido político, y agregó que el PSOE lo tiene más fácil para gobernar, ya que tan solo necesita la abstención de un diputado, frente al PP que necesita ponerse de acuerdo con dos fuerzas políticas, una de ellas-la PPSO- nacida tras su escisión.

Asimismo, avisó al presidente de la PPSO, José Antonio de Miguel, que no es quién para decidir qué personas deben negociar con él y vetarla, ya que “no manda en el PP”, y precisó que otra cosa sería que ella “lo decidiera por su propia voluntad”.

“Con dos de las personas del PP con las que él quiere negociar estuvieron en todas las reuniones entre ambas formaciones y están con la postura del PP”, dijo.

De Gregorio negó que tenga una enemistad con el concejal de la PPSO, Antonio Pardo, tal y como declaró De Miguel, y agregó que ella prioriza sus siglas a los intereses personales. “Yo negocio como el PP no como Yolanda de Gregorio. La decisión de Antonio Pardo de no firmar el acuerdo para darle el Ayuntamiento y, a su vez, conseguir el apoyo de la PPSO para la Diputación fue únicamente suya. En la reunión había gente de su partido que sí quería firmar”, recordó.

Asimismo, señaló que no se va a dedicar a criticar a “nadie”, y recalcó que fue Antonio Pardo quién rompió las negociaciones porque decía que “el Burgo no era negociable”.

También rechazó que el PP quiera que la PPSO desaparezca de la escena política, y agregó que ella solo pide lealtad y compromisos ciertos, ya que hace cuatro años el PP apoyó a la PPSO en Almazán y después en la Diputación el entonces alcalde, José Antonio de Miguel, votó a favor del PSOE.