scorecardresearch

Alumnos hechos un pincel

Sonia Almoguera
-

Los estudiantes del Instituto Antonio Machado llevaron durante tres cursos académicos un uniforme copiado de una película de producción inglesa, 'Es grande ser joven'

Alumnos hechos un pincel

El cine crea tendencia. 'Matrix' revolucionó los armarios de medio mundo, rayando el cambio de milenio, con la incorporación de abrigos de cuero y gafas de sol; 'Doctor Zhivago' puso de moda los gorros de piel y prendas de abrigo inspiradas en el vestuario creado para la película de David Lean rodada en su gran mayoría en la provincia de Soria. Aunque hubo un filme no tan conocido que, a finales de los años 50 y principios de los 60, tuvo también una gran trascendencia en la vestimenta soriana y que hizo que, durante tres cursos escolares, los alumnos del hoy Instituto Antonio Machado (entonces Instituto Nacional de Enseñanza) fueran «hechos un pincel», literalmente, como en una película inglesa. 

Todo empezó, claro está, en una sala de cine: el Avenida. «El antiguo Avenida», ese gran cine inaugurado en el año 1943 «como no ha habido en Soria otro igual», recuerda Julián de la Llana, con 1.060 butacas y foso para orquesta, con gigantesca pantalla en cinemascope, uno de los edificios más destacados de la arquitectura del segundo tercio del siglo XX, hoy desaparecido. 

Aquel día se encontraban entre el público Manuela Pita, directora del Instituto, su marido y adjunto a la dirección, Carlos Beceirro, y la hija de ambos. Proyectaban la película británica 'Es grande ser joven', de Cyril Frankel. 

Alumnos hechos un pincelAlumnos hechos un pincel«En aquella época, Soria era una ciudad de poco más de 20.000 habitantes y no había más diversión que ir al cine o a los bailes del trinquete», rememora De la Llana. Así que la asistencia a las salas cinematográficas era masiva en la capital soriana (en aquellos años 50 había tres salas, en los 60 llegó a haber incluso seis cines). Pero en su caso, apunta De la Llana, tanto Manuela Pita como su marido, se sumaba el hecho de que eran muy aficionados al séptimo arte y era habitual verlos disfrutando de la cartelera soriana. Esta amable película de temática estudiantil que narra las peripecias de un colegio inglés al que llega un autoritario director les gustó mucho.

chaqueta color teja. Tanto que decidieron implantar al curso académico siguiente el mismo uniforme escolar que vestían los actores en la película: chaqueta sastre color teja (en el caso de los alumnos más pequeños, sin solapa) y con el escudo del Instituto en el bolsillo, camisa blanca con corbata azul claro y pantalón (o falda para las chicas) gris. «El abrigo gris era opcional», apunta De la Llana. 

El crítico de cine soriano lo recuerda bien. Él era uno de esos elegantes estudiantes que llevaron este uniforme en sus años de Instituto y aún recuerda con humor la anécdota de que, en realidad, fueran vestidos como en una película. «Uno va teniendo años y va acordándose de sus batallitas», comenta. 

Por ello, este filme que en España se estrenó en torno al año 1956 y que a Soria llegaría al año siguiente a la gran pantalla del cine Avenida será el que el próximo martes 23 de noviembre inaugure 'Soria de Cine', un ciclo en el que el Cineclub de la UNED recupera películas rodadas en la provincia o vinculadas de alguna manera a ella. Esta película no podía faltar en la selección de filmes que se proyectan en los cines Mercado de este año. Porque aunque no se rodó en la provincia, sí que tiene una curiosa historia de vinculación con la capital soriana, apunta De la Llana. Forma parte, de hecho, de uno de los capítulos del libro que el historiador y crítico de cine soriano está escribiendo sobre el cine en Soria.

«La verdad», recuerda De la Llana con humor, «es que éramos los más elegantes» de Soria. Aunque era fácil, destaca. «Los alumnos de los Franciscanos llevaban unas batas grises muy feas y los de Escolapios una a rayas», señala. Por eso no es de extrañar que los alumnos del hoy Instituto Machado llenaran de colorido y de elegancia inglesa no sólo las clases y pasillos de este antiguo y emblemático centro educativo, sino también las propias calles de la capital soriana. No se había visto cosa igual en Soria. «Llamábamos la atención», confiesa el historiador y crítico cinematográfico. 

En aquellos años, con el Franquismo en todo su apogeo, los chicos y chicas no iban juntos a clase aunque, en teoría, era un instituto mixto. «Incluso usábamos recreos distintos», recuerda De la Llana. Chicas y chicos sólo coincidían en el último curso, pero se sentaban en filas distintas. Aunque hubo al principio algunas protestas, en general, recuerda De la Llana, los alumnos del Machado se adaptaron bien a este uniforme de película que los estudiantes tenían que encargar a un sastre. 

almacenes redondo. «Entonces no había 'prêt-à-porter'», comenta con mucho sentido del humor. En aquellos tiempos, añade, llevar chaqueta y corbata se hacía imprescindible para poder acceder en algunos sitios, como el Casino Numancia o el Círculo de la Amistad (se fusionarían en el año 1961). «Pero los señores tampoco podían entrar sin estas prendas, por ejemplo, en el cine», recuerda. 

Estos uniformes escolares se confeccionaban en los almacenes Evaristo Redondo, por ejemplo, señala el historiador y crítico cinematográfico, que se encontraban en el edificio que actualmente ocupa la sucursal de La Caixa en la calle El Collado. «Había telas de todas las clases y, en la planta de arriba, un sastre» que confeccionaba el uniforme a medida. 

Tras ser el atuendo oficial de los alumnos durante «dos o tres cursos», la marcha de Manuela Pita y Carlos Beceiro y la posterior llegada a la dirección del centro educativo de Octavio Nieto, supuso el final de la obligatoriedad de llevar este uniforme. 

«Después cada uno vestía por su cuenta», comenta De la Llana. Se perdió esa elegancia británica 'de película' aunque el cine siguió estando muy presente en el entonces Instituto Nacional de Enseñanza Secundaria gracias a las proyecciones cinematográficas que tenían lugar en el propio centro. «Nos ponían el No-Do, películas del Gordo y el Flaco, de Cantinflas, de Chaplin…», añade. 

De su elegante uniforme de película Julián de la Llana sólo conserva el escudo del Instituto Machado que debía lucirse en el bolsillo de la chaqueta. 

soria de cine. 'Es grande es ser joven' será la primera de las cuatro películas proyectadas este año en el ciclo 'Soria de cine'. Le seguirá 'Avisa a Curro Jiménez' (1978), de Rafael Romero Marchent, que se podrá ver el 30 de noviembre en los cines Mercado; 'Sombras paralelas' (1994), una película protagonizada por Emma Suárez y dirigida por Gerardo Gormezano, el 14 de diciembre y, cerrando la selección: 'La fabulosa historia de Diego Marín (1996), de Fidel Cordero, que podrá verse el 21 de diciembre.