DE SIETE EN SIETE

Rafael Monje

Periodista


En manos de Ciudadanos

La victoria histórica de los socialistas después de más de 30 años de poder hegemónico del PP supone todo un hito para una formación que no ganaba en Castilla y León desde 1983. Pero, como ya se sabe, alzarse con la victoria en las urnas, salvo por mayoría absoluta, no se traduce necesariamente en llegar al gobierno y dependerá de la decisión que al final adopte Ciudadanos, que con 13 escaños tiene la llave que da acceso al Colegio de la Asunción. El partido naranja que lidera en la Comunidad Francisco Igea va a determinar a la postre de qué lado cae la balanza del todopoderoso poder de la Junta: sumar sus asientos a los 35 del PSOE o a los 29 del PP para franquear la mayoría absoluta de las Cortes, fijada ahora en 41 procuradores. Pero tampoco hay que descartar que el propio Igea se postule para presidir la Comunidad en el largo proceso de negociación que se abre hasta el 21 de junio, fecha de constitución de la nueva cámara legislativa. No sería la primera vez que acaba gobernando una institución pública el tercer partido más votado.

Para mí tengo que de las tres opciones, la última también subirá al tablero de la negociación, pero más como un arma de presión de Cs para elevar el voltaje de las condiciones de su apoyo a unos u otros. Un listón que intuyo será de gran altura y sustentado sobre la base del programa liberal y las exigencias de regeneración y de unidad territorial de la nación. Tampoco tengo duda de que la decisión final saldrá de los órganos de dirección nacional del partido naranja, con su jefe de filas a la cabeza, a quien ya se dirigen todas las miradas o, más bien, las súplicas. Y ya puestos, también diría que si solo dependiera de Francisco Igea, las mayores opciones para la investidura caerían del lado del socialista Luis Tudanca.


Las más vistas

Opinión

23.007 votos

Siempre me he preguntado  qué ocurriría si votara el cien por cien de los electores. Si la tendencia sería la misma.  Me pregunto a qué partido votarían todos esos electores que se quedan en casa o en el bar o en el cine o en la calle o donde quiera