Casado ve "el pabellón muy alto" en Castilla y León

SPC
-
Pablo Casado saluda a Fernández Mañueco. - Foto: Ical

Reconoce la "extraordinaria Presidencia" de Herrera y su paso al lado tras 18 años de gobierno autonómico

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, expresó hoy que el burgalés Juan Vicente Herrera deja “el pabellón muy alto” en su gestión de la Comunidad, si bien aseguro que Castilla y León tiene “al mejor” para sustituirle al frente de la Junta, en referencia al nuevo presidente Alfonso Fernández Mañueco.

Casado, que quiso acompañar a Alfonso Fernández Mañueco en la toma de posesión de su cargo, como nuevo presidente de la Junta de Castilla y León, se mostró “esperanzado” por que este pueda “seguir la estela” de la “gestión positiva de todos los presidentes” autonómicos.

El presidente del PP mostró también su admiración personal y profesional por Mañueco y puso en valor la "brillante" campaña electoral que realizó, así como el acuerdo de programa al que llegó con Ciudadanos. Por otro lado, agradeció, al comité negociador del partido de Rivera, a Igea personalmente y a Luis Fuentes, la responsabilidad en la negociación del acuerdo de gobierno, y dejó claro que “hablar de lo que nos unía” ha permitido "que se lleven a cabo políticas" para la comunidad.

Además, el presidente del PP quiso también tener unas palabras de agradecimiento para el expresidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, por el “generoso” paso al lado que dio hace un año, como informa Ical, y por la “extraordinaria Presidencia” que ha tenido, tras 18 años de mandato.

Casado ponderó también la abstención del procurador de Vox, Jesús García-Conde, en la investidura y lo puso de ejemplo “para lo que tiene que pasar en la Comunidad de Madrid y la Asamblea de Murcia” y llegar así a “posiciones conjuntas”. Pese a que García-Conde se abstuvo en la sesión de investidura del pasado martes -al igual que el procurador del partido Por Ávila Pedro Pascual-, su voto no era necesario para conformar una mayoría, pues el Partido Popular y Ciudadanos tenían los votos necesarios, 41, para que se produjera la investidura de Alfonso Fernández Mañueco.