La guía del doctor Ruiz Liso para Navidad

EDS
-

El director de la Fundación Científica de Caja Rural de Soria aconseja vacunarse de la gripe y no utilizar los ascensores. También no cantar y ventilar

La guía del doctor Ruiz Liso para Navidad

El director de la Fundación Científica de Caja Rural de Soria, Juan Manuel Ruiz Liso, recomienda a los sorianos consumir alimentos frescos de proximidad de la dieta mediterránea durante las fiestas de Navidad, ya que no curan pero sí previenen otra serie de enfermedades y ayudan a reforzar el sistema inmunológico.

Utilizar la mascarilla el mayor tiempo posible en las reuniones, no fumar y ventilar el lugar donde se coma el mayor tiempo posible son otros de los consejos “básicos” que el doctor considera imprescindible para parar el COVID-19 en enero y evitar también que haya repuntes de otro tipo de enfermedades como la gripe. 

Asimismo, cree que durante las celebraciones navideñas se debería evitar cantar y hablar en voz alta y no utilizar el ascensor en la medida de lo posible. “Es importante que no se dé la trasmisión de gotas y hay que separar a los comensales lo máximo posible, ya que hay casos asintomáticos no detectados”, alienta.

También, cree conveniente que la población se debería vacunar contra la gripe, ya que evitará, que en los próximos meses, los casos se disparen e incluso ayudaría a frenar la presión sanitaria.

El doctor se muestra de acuerdo con las medidas que las autoridades sanitarias han adoptado de cara a cómo celebrar la Navidad, pero aclara que “deberían ser homogéneas para el conjunto del país”. 

Asimismo, recalca que el hecho de consumir en terrazas y con la distancia oportuna no debería de entrañar riesgo alguno, pero alerta de que en Soria, en algunos establecimientos, se consume alrededor de una mesa alta de menos de un metro de diámetro, sin la distancia oportuna de dos metros, algo que “preocupa”. 

“La gente piensa que no pasa nada pero esto no es así. El grupo de amigos no es la unidad familiar y cuando están en este tipo de sitios están sin mascarillas. En Soria se han respetado las medidas higiénico-sanitarias, pero ahora creo que se está bajando la guardia. No quiero pensar lo que puede pasar en un ambiente más festivo”, manifiesta.

El doctor no se atreve a aventurar si Soria se sufrirá la llamada tercera ola del COVID, pero cree que debido al carácter mediterráneo de la sociedad española no se cumplirán de forma estricta la normas. “No somos ni japoneses ni nórdicos, por lo que yo sé que algunos respetarán las normas y otros no lo harán en absoluto”, destaca. 

Estudio

La Fundación Científica de Caja Rural dio a conocer esta semana la publicación ‘Soria Salud’ que incluye nuevos datos del estudio que realizó sobre cómo afectó el coronavirus a 1.200 sorianos en la primera ola. Los participantes de esta encuesta afrontaron la enfermedad en su domicilio. 

Esta nueva publicación se puede descargar en la página web (fundacioncajarural.net). El doctor desgrana cómo ha afectado la enfermedad a los diferentes grupos de edad, y concluye que entre los hombres hubo más casos en la franja de edad entre los 51 y 61 y en las mujeres entre los 41 y 51.

“En lo que respecta a la mujer en todos los grupos de edad el cansancio, el agotamiento, el dolor de cabeza y las alteraciones cutáneas fueron los principales síntomas, en concreto en el 80 por ciento de los casos, sin embargo, en el hombre, estos síntomas no se dieron de forma tan intenso”, indica.

El doctor afirma que la enfermedad afectó de forma más progresiva a la mujer, es decir, que los síntomas no llegaron de repente y perduraron en el tiempo, y aclaró que la pérdida de olfato y de gusto también afectó más a las féminas que a los varones. “Los vómitos y náuseas tienen pocas relevancia según la encuesta”, precisa.

Asimismo, detalla que la pérdida de apetito fue similar entre hombres y mujeres, pero se dio con mayor intensidad en edades avanzadas.

En cuanto a la fiebre la mujer la padeció también más que los hombres, pero agrega que tiene menos significación que otros síntomas. “El 60 por ciento de los hombres no tuvo fiebre y se le ha dado mucha importancia”, precisa.

El doctor no descarta de cara al próximo año en continuar con el estudio de esta enfermedad entre la población soriana, que avisa que no tiene carácter científico pero sí ayuda a conocer su comportamiento.