Amigos de la Saca, contra los recortadores nocturnos

EDS
-

Al no estar los toros de San Juan custodiados antes del amanecer, grupos de jóvenes de Guadalajara y Brihuega se introducen en Cañada Honda para "hacer su particular fiesta" y dejan a los animales más bravos "rotos" por el ensañamiento

La Asociación de Amigos de la Saca ha comunicado a la Guardia Civil su malestar por la presencia, de nuevo este año, de numerosos recortadores de Guadalajara y Brihuega cometiendo una práctica ilegal en Valonsadero, ya que "en la jornada matutina del Lavalenguas y La Compra no está permitido recortar, hostigar o apartar las reses" y solamente se puede colaborar en el tradicional encierro a caballo o a pie y por la tarde tentar y recortar cuando se sueltan de uno a uno. En un comunicado explican que el año pasado ya se advirtió de esta situación y se recriminó e intentó explicar a los recortadores que no estaba permitido lo que hacían, explican los Amigos de la Saca, aunque han vuelto a reincidir en 2023 tras los avisos.

"Desde la organización se decidió convocar a una serie de voluntarios para evitar que se perturbara la tranquilidad de los animales de las fiestas de San Juan fuera de lo reglamentario" y cuando el dispositivo de persuasión se presentó en Cañada Honda, el día del Lavalenguas antes de las seis de la mañana, sin apenas haber levantado la mañana y con una espesa niebla, se vio a un numeroso grupo de jóvenes a los que se les advirtió. Sin embargo, "hicieron caso omiso" y "continuaron con su particular juego contra los novillos". 

Así las cosas, se decidió comunicar al resto de voluntarios que estaban en las inmediaciones la situación para buscar refuerzos e intentar convencer a los jóvenes de que no se permite recortar, así como a la Guardia Civil. Los Amigos de la Saca llegaron con el vehículo de apoyo al lugar, donde los jóvenes se defendieron asegurando que lo vienen haciendo desde hace años y que, según ellos, no está prohibido. La Guardia Civil llegó también a la pradera y, tras conocer la problemática, se les pregunta por su presencia y lo que hacen, a lo que les contestan que no pueden ir por la tarde al festejo. La Guardia Civil les informa de que en ese horario está prohibido y que no está contemplado en el propio festejo, solicitándoles documentación para identificarles, que muchos de ellos no llevaban. Siempre según fuentes de la asociación, "los jóvenes abandonan la pradera para presentar el documento y profiriendo insultos y discrepancias". Una segunda patrulla se sumó a la primera, lo que desde la asociación de Amigos de la Saca agradecen insistiendo en la necesidad de evitar estos actos "que no son compartidos con la tradición, usos y costumbres que nos identifican".

LavalenguasLavalenguas

Los Amigos de la Saca explican que, por decisión del Ayuntamiento de Soria, la asociación se encarga de la vigilancia, mantenimiento y cuidado de los novillos de los festejos sanjuaneros y del manejo y traslado de los mismos junto al resto de sorianos en los previos de Lavalenguas, Compra y Saca. De ahí, critican la actuación de estos recortadores que "se desplazan con el interés de poder separar y recortar a cuantos animales sea posible". "Desde la noche se les observa actuaciones de apartado y, al no estar los animales custodiados a esas horas, los jóvenes aprovechan para hacer su particular fiesta, dejando a los animales más bravos rotos por el ensañamiento de los jóvenes, ya que doce animales limpios (sin torear) y en un lugar tan peculiar como es Cañada Honda, no se encuentra en ningún sitio y cada año atrae a más torerillos ajenos a los usos y costumbres de unas fiestas sin igual", añaden en un comunicado.